2 de septiembre de 2018

POBRE CRISTIANO


                                             



El estaba convencido de que los trofeos que le daban era por sus merecimientos, que inundaba su vitrinas de nominaciones y que los periodistas le votaban porque era el mejor.

Como un Narciso moderno miraba su rostro en el agua y se enamoraba cada día más de sí mismo, y su cohorte se disputaba el honor de lanzarle el piropo más exagerado aunque fuera el menos creíble.
Y su espejo, aunque no era mágico le seguía diciendo que era el mejor.

Y fue tan valiente que se atrevió a desafiar al ser superior y pensó, inocente, que saliendo del Real Madrid seguirían sus premios.

Y nunca le citaron aquel viejo refrán asturiano que dice que el que paga al gaitero elige la canción.

Pobre Cristiano. No se lo esperaba. Tantas veces ganándole a Messi con los votos, tantas veces cambiando las normas para que le beneficiaran, tantas veces llevándose premios de esa manera que pensó que nada cambiaría.

Pero llegaron los premios de la UEFA y él ya no vestía de blanco, y la “vechia signora” no tiene tanto poder en las cloacas.

Y ganó Modric. No podía ganar Keylor porque la moda ahora es Courtois, Ramos no tiene nivel y sería muy extraño, pero Modric cumplía los parámetros.

Y Cristiano se quedó en Turín, mirándose al espejo, convencido de que había sido una venganza, y envió a Mendes para que lo verbalizara.

Y en Madrid, alguien sentado en un sofá, acariciaba un gato sonriendo.

Y atreviéndose a decirle al que le servía la copa:


Si me lo propongo, el próximo es Mariano

29 de julio de 2018

PERO VAN EN TURISTA



     Se quedaron sorprendidos. Al final resulta que la marcha de Cristiano tenía doble fondo y es que el portugués iba a aceptar dos años de cárcel para, precisamente, no entrar en la cárcel, y si le volvía a pasar algo parecido con otra declaración, el peligro era claro.

     Aún recordamos como Messi, por menos dinero y un delito parecido, acaparaba portadas de toda la prensa de Madrid, pero en esta ocasión necesitaban desviar el tiro, algo como el master de Cifuentes en la Sexta(ahora le toca a Casado) para no hablar de gasto en clubs de alterne, de robo a los parados o del 3%.

     Y surgió la idea,. Resulta que el Barça, por primera vez en la historia de un club de fútbol, invitaba a las chicas del femenino a una gira por EE.UU. con el equipo masculino, lo que no deja de ser un sueño para esas chicas, que, valientes, son capaces de dejarse la piel en partidos con pocos espectadores(aunque cada vez son mas) y cobrando menos que un jugador malo de segunda.

     Y precisamente los que desde sus púlpitos son incapaces de sacar una noticia que hable de ellas, los que cada noche, cada dia, cada tarde, en sus emisoras, en sus diarios o en sus programas de la televisión, las ningunean, ahora, de repente son sus defensores y se molestan porque van en turista mientras el equipo masculino va en bussines.

     No se han preocupado de averiguar si era cierto que la gira del primer equipo estaba concertada hace meses y que ya no quedaban asientos, no se han preocupado de saber si alguna vez algun otro equipo habia gastado un pastón en llevar a un equipo femenino de gira.

     Y lo que es peor, desde sus bufandas blancas y descoloridas, nunca han criticado que el club de sus amores ni esté ni se le espere en esa liga femenina.

     Ahora por fin han entrevistado a las jugadoras del club, que contra el pronóstico de quienes lo recomendaron, han dicho que ellas con tal de ir iban como fuera, que el Barça es el club que con diferencia mejor trata a las chicas, y que esto no era mas  que una excusa para sumarse a una falsa polémica sobre el machismo.

     Aunque tal vez si de machismo se tratara, deberíamos todos ver cuantas horas, cuantos minutos, cuantas páginas se dedican a ellas y cuantas a ellos, que mas o menos viene a ser proporcional a los ingresos que generan ellas y los que generan ellos, y probablemente, entonemos el mea culpa todos, a lo que nosotros dedicamos a leer, escuchar o ver, en cuanto a noticias de unos y de otras.

     Y los que desde jóvenes hemos dedicado tiempo al deporte femenino, cuando nos decían que las chicas debian hacer ballet y voley, a los que hemos puesto un granito de arena(en baloncesto en mi caso) cuando nuestras chicas solo soñaban en clasificarse alguna vez para un evento, verlas en futbol, en baloncesto, en balonmano, en waterpolo  y en tantas cosas, triunfando por todo lo alto hoy nos sentimos, siquiera por ese granito, orgullosos de esas victorias, y nos sentimos molestos de que los que hacen zapping cuando emiten deporte femenino, hoy critiquen al Barça que en esto es pionero y que no merece esos calificativos, y menos viniendo de quienes vienen.

     Y es que el fútbol es machista, el deporte es machista y aunque no sea politicamente correcto, lo que les da dinero a las empresas, a los clubs y a las televisiones son los hombres, y el gesto del Barça de unir, de recortar siquiera levemente la distancia, de andar un pasito juntos para visibilizar el futbol femenino, merecía algo más que incomprensión.

     Y el Barça es una presa fácil informativamente hablando, y siempre hay cuervos acechando disfrazados de periodistas.

     Y ahí los tienes, dejándose llevar del ronzal por el que manda, porque de su obediencia, como el burro en la noria, depende su alimento.

   

   

   
   

   
   

7 de julio de 2018

DE PROFESION: RASTRERO



      Con eso del verano y las vacaciones, tengo a mi neurona de guardia para hacer los editoriales de "El Penalti", y el resto del tiempo pensar en comer y en la piscina, pero precisamente porque el de ayer me apetecía compartirlo, os lo traigo por si os apetece echar un vistazo.


  Se confirmó el desastre de la selección española, el fruto de la traición de quien antepuso los intereses de su club sin importarle el grave problema que causaba a la selección, y el egoísmo de un entrenador que renovó una semana antes el contrato con la federación para entregarse al Real Madrid cuando, tras varias negativas de técnicos de prestigio, le llamaron casi porque no quedaba nadie.

La selección pésimamente dirigida por Hierro no supo rotar y agotó a Iniesta y a Silva no dando minutos a medio equipo que fue de turismo, y acabó siendo eliminada por una selección menor como es actualmente Rusia.

Una versión del tiki taka a cámara lenta, plana, con demasiados jugadores por detrás del balón, con Iniesta agotado, con Silva que no parecía él mismo, y si ese juego y esta selección cuando se inspiraba en el Barça nos hacía sentir mariposas en el estómago, hoy tan solo nos produce acidez.

Pero ya hemos de volver la vista a nuestro Barça, a los posibles cambios en la plantilla, a los rumores que se extienden como una mancha de aceite, y no sabemos si vendrán Leglet y Arthur o se irá Paulinho, si hay ofertas por Cillesen o por Gomes, si será cierto lo de William, que nos ha enamorado en el mundial, y si lo de Mbappe tiene algún fundamento o se trata de nuevo de una broma de mal gusto.

Y hablando de mal gusto, sacar el tema de Abidal de unas conversaciones de Rosell en las que éste ni afirma ni desmiente, dar credibilidad a un desconocido tan solo para seguir en esa lucha contra la ética empieza a producirnos verdadero asco.

Ignoramos cual será el objetivo ni si lo lograrán, pero hacerlo a costa de un tipo como Eric Abidal es cruzar la línea roja de la decencia.

Pero es que hay gente que cuando piensas que no pueden caer mas bajo, son capaces de encontrar un sótano moral para instalarse.

13 de junio de 2018

CABALLEROS DEL HONOR



     Siempre he pensado que lo de caballero del honor era una licencia poética, de hecho encontrarme en la misma frase al Real Madrid y la palabra honor me rechinaba siempre, pero nos acostumbramos a ello como escuchamos hablar de los ángeles del infierno o de una calma tensa, y no le damos importancia.

     Lo que pasa es que el Real Madrid tiene defensores en los medios de comunicación, que superan a los detractores en número y en posibilidades, y a veces se les comprende. Yo, sin ir mas lejos fui un dia a comer a uno de esos lugares de culto de Madrid en el que el menú cuesta 90 euros por persona, y me gustó, y entiendo que a otros también les guste. Y no todos se lo pueden permitir de su sueldo.

     Pero lo de fichar al seleccionador español y filtrarlo a la prensa para que salte la bomba, destrozar el trabajo de una selección que iba de favorita y que ha bajado hasta el punto de cotizarse su eliminación en la fase previa, es cruzar una línea roja, que de haberla cruzado cualquier otro club(de hecho no creo que nadie se hubiera atrevido) le hubiera costado carísimo y esa misma prensa sería unánime en la crítica.

     Incluso no sería descartable que el objetivo a fin de cuentas sea, como uno de esos periodistas de bufanda blanca y gran actividad en la red ha dicho, que al conseguir que todo saltara  por los aires  y provocar el despido Lopetegui puede planificar mejor la temporada. Cualquier cosa que nosotros quisiéramos decir del nivel del personaje diría menos de él que sus palabras, aunque no olvidemos que en el Real Madrid y en su prensa amiga(¡Señor, si Señor!) hay mayoría de aficionados de Portugal, los que otrora se pintaban la cara con los colores de la bandera hoy la desprecian.

     Y aquí nos tienen, a escasas horas de iniciar un campeonato del mundo y discutiendo unos con otros, en plena víspera de un mundial y cada uno defendiendo a los suyos, unos a la selección y a la ética, y los otros su puesto de trabajo y sus cenas con vinos caros.

     Y mientras la selección se desangra, poco a poco, y aparece Hierro con a intención de apaciguar los ánimos, pero sin demasiadas esperanzas de lograrlo.

     Y muchos aficionados sorprendidos, decepcionados, desanimados de cara a un campeonato con el que se habían ilusionado y que ven que  los intereses de uno, diría que los del mismo de siempre, han echado por tierra el trabajo de una selección y han destrozado el sueño de muchos que realmente creían.

     Y esos pobres perirodistas(aquí no mido sus cuentas corrientes sino su nivel de ética en sangre) que no saben de dónde sacar una excusa, una justificación para escribir que, como siempre, el ser superior tiene razón.

     O que parezca que la culpa es de Piqué